Situación legal de cese de actividad

Selecciona un apartado del resumen

Publicado el: 08/08/2016

En todo caso, el hecho causante se entenderá producido el último día del mes en que tenga lugar la situación legal de cese de actividad.

  • Concurrencia de motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir la actividad económica o profesional.
    a) Existan pérdidas en un año completo > 10% de los ingresos obtenidos en el mismo período, excluido el primer año de inicio de actividad.
    b) Existan ejecuciones judiciales o administrativas tendentes al cobro de las deudas reconocidas por los órganos ejecutivos, que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio económico inmediatamente anterior.
    c) Declaración judicial de concurso que impida continuar la actividad.
    En tales casos, se considerarán que sean inmediatamente anteriores al cese de actividad, entendiendo su cómputo desde la concurrencia de la causa del cese.
  • Por fuerza mayor, determinante del cese o de la interrupción de la actividad económica o profesional.
  • Por pérdida de la licencia administrativa, siempre que la misma constituya un requisito para el ejercicio de la actividad económica o profesional y no venga motivada por la comisión de infracciones penales.
  • La violencia de género determinante del cese temporal o definitivo de la actividad de la trabajadora autónoma.
  • Por divorcio o separación matrimonial en los supuestos en que el autónomo ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge o de la persona que se ha separado.
  • Cuando el trabajador autónomo tenga a uno o más trabajadores a su cargo y concurra alguna de las causas anteriores, será requisito previo al cese de actividad el cumplimiento de las garantías, obligaciones y procedimientos regulados en la legislación laboral acreditándolo mediante declaración jurada.
  • Se encontrarán en situación legal de cese de actividad los trabajadores autónomos económicamente dependientes que cesen su actividad por extinción del contrato suscrito con el cliente del que dependan económicamente, en los siguientes supuestos:
    a) Por la terminación de la duración convenida en el contrato o conclusión de la obra o servicio.
    b) Por incumplimiento contractual grave del cliente.
    c) Por rescisión de la relación contractual adoptada por causa justificada por el cliente.
    d) Rescisión de la relación contractual por causa injustificada, en los establecido en la Ley 20/2007, de 11 de Julio, del Estatuto del Trabajador Autónomo.
    e) Por muerte, incapacidad o jubilación del cliente, siempre que impida la continuación de la actividad.
    También será de aplicación a los trabajadores autónomos que carezcan del reconocimiento de económicamente dependientes, siempre que su actividad cumpla las condiciones establecidas en el artículo 11 de la Ley 20/2007 de 11 de julio.
  • En ningún caso se considerará en situación legal de cese de actividad:
    a) Aquellos que cesen o interrumpan voluntariamente su actividad.
    b) Los trabajadores autónomos económicamente dependientes que, tras cesar su relación con el cliente y percibir la prestación de cese de actividad, vuelvan a contratar con el mismo cliente en el plazo de un año, a contar desde el momento que se extinguió la prestación, en cuyo caso deberán reintegrar la prestación recibida.